Oviedo en la ruta de las juderías

Oviedo - Parroquia de Sta. María la Real de la Corte - Templo de San Vicente - Interior

En el siglo XIII, cuando Fernando III unifica las coronas de los reinos de León y Castilla, comienzan a aparecer en Oviedo los judíos como comunidad destacable. En ese mismo siglo se sitúa la expansión y desarrollo de Oviedo, coincidiendo con las peregrinaciones a Santiago de Compostela y el auge de la romería de peregrinos hacia San Salvador de Oviedo, estación obligada del Camino de Santiago. Los judíos atentos al desarrollo de los negocios, tuvieron buenos motivos para establecerse en este extremo de la península.

La población judía crecía de manera notable y se ordenó que, aunque podían circular libremente en los extramuros, su residencia quedara fijada en los intramuros, espacio delimitado dentro de un rectángulo que ocupaba un espacio que iba desde la puerta del Castillo o puerta de la Fortaleza, hasta la Puerta Nueva de Socastiello. En las ordenanzas de 1274 la ciudad ponía limitaciones a las actividades de préstamo monetario. En la Plaza Porlier se encontraba una de las puertas del Castillo que cerraba la judería por su lado Oeste. La Comunidad judía del Principado de Asturias, en colaboración con el Ayuntamiento, ha colocado en esta plaza un plano informativo de los asentamientos judíos en la ciudad. Parece ser que el antiguo cementerio judío debía ubicarse en el lugar que actualmente ocupa el Teatro Campoamor.

La plaza Juan XXIII se encuentra situada en lo que era, aproximadamente, uno de los límites del barrio judío de Oviedo, que tenía su principio en la llamada puerta de Socastiello.

La Casina

Abierta en 1999, la sinagoga de Oviedo más conocida como La Casina, da servicio actualmente a más de un centenar de personas y además de funcionar como sala de oración constituye un centro cultural activo a lo largo del año. Los rollos de la Torah, la menorah, una actualizada mezuzá o la silla del rabino dan una pincelada hebrea en medio de un barrio dominado por el bullicio, alegres sidrerías y por una plaza aporticada.

Plaza de la Constitución

Amplio espacio dominado por los soportales del Ayuntamiento, cuyo arco central coincide con la vieja puerta de acceso a la ciudad amurallada, un entorno que se acerca un poco más a la judería de Oviedo.

Plaza Trascorrales

Nada más pasar el umbral y entrar en la ciudad vieja, la Calleja de los Huevos conduce hasta la Plaza Trascorrales donde se localiza el edificio de las antiguas pescaderías, que algunos investigadores relacionan con los judíos y con las cercanas carnicerías donde la comunidad hebrea se proveería de la necesaria carne kosher.

Plaza de Porlier

En cuyo extremo occidental estaba la puerta de Castiello, una de las puertas del castillo que aquí hubo y que servía de acceso a la ciudad intramuros y al barrio de los judíos. Un esclarecedor plano de los asentamientos judíos sitúa en esta plaza los principales hitos de la referencia hebraica de Oviedo.

Plaza de Juan XXIII

Marca otro de los límites de la judería. Aproximadamente entre la plaza y el principio de la C/Jovellanos debió estar la puerta Socastiello, a la que hacen referencia las Ordenanzas de 1274. En esta plaza, hay una placa, colocada en la pared de la farmacia, donde se recuerda un pequeño fragmento de los capítulos del rey Sancho IV dirigidos al Consejo de Oviedo en el año 1286: "Otrossí tengo por bien que los judíos non ayan alcaldes apartados conmo agora avíen".

Teatro Campoamor

Antiguo cementerio - teatro campoamor

Por esta puerta de Socastillo o por la otra del Castillo debieron salir los judíos de Oviedo en la Edad Media para enterrar a sus muertos en el fossar o cementerio que existió en el lugar donde actualmente se levanta el Teatro Campoamor. Tras pasar la Plaza del Carbayón, en una de las paredes del Teatro que dan a la C/ 19 de Julio se reproduce en una placa parte del documento que recuerda la compraventa " por nombre et herencia de don Yuça, físico, mi padre,… de una losa de tierra…cerca del campo de los omes bonos, que disen la huerta de los judíos". Entre el cementerio y la judería debió de haber una corriente de agua que separaba el mundo de los vivos del de los muertos, que hoy posiblemente trascurre subterránea.

En el año 2008 la Red de Juderías de España crea un elemento de señalización peatonal, común para todas las ciudades miembro de la Red, con el objetivo de que el viajero pueda reconocerlo en sus visitas y pueda identificar nuestras ciudades como miembros de un mismo grupo, de un mismo itinerario: los Caminos de Sefarad.

Placa

Se trata de una placa de bronce de 13 x 13 cm. El diseño (logo de la Red) representa el perfil de la Península Ibérica formado por las cuatro letras del alfabeto hebreo que componen el vocablo "Sefarad" (sámej, pe, resh y dalet). Siguiendo estas huellas, el visitante podrá recorrer el circuito recomendado para descubrir la Judería de cada ciudad.

El Ayuntamiento de Oviedo, como miembro de la Red de Juderías de España, realiza una serie de actividades a lo largo del año, como cursos, seminarios, conciertos, jornadas de puertas abiertas en la Casina Sinagoga del Fontán, celebración de festividades como el Janucá o la conmemoración a las víctimas del Holocausto, así como la Jornada Europea de la Cultura Judía. El Ayuntamiento de Oviedo dentro de las actividades de promoción turística de la ciudad ha creado una audioguía sobre los tesoros ocultos del recorrido sefardí en Oviedo.

.